Impresiones de una apoderada sobre la reunión del sábado 9 de julio

A continuación les dejamos las impresiones de una apoderada de básica que asistió a la reunión el sábado recien pasado, las cuales coinciden con la que nos han mandado otros padres que estuvieron allí.


El sábado 9 de julio, a partir de las 11.30 hs fue el turno de los padres y apoderados de los 7mos, 8vos y 1º medios de escuchar al Rector quien nos invitó para comentarnos sobre la situación actual del IN.

Como padres escuchamos con mucho dolor sobre lo que ha perdido el Instituto Nacional en los últimos 10 años.

Vimos gráficos de caída en picada de los índices de aprendizaje de nuestros niños.

Vimos que en el año 2012, el promedio PSU era de 678 y el del 2015 fue de 658 puntos.

grafico

Vimos que subir 5 puntos en el rendimiento lleva 2 años de funcionamiento normal de clases, así que calculen cuanto tiempo llevará recuperar lo perdido.

Vimos pérdida de cupos de ex-alumnos en Universidades tradicionales, vimos como los ex-alumnos de colegios particulares y particulares subvencionados ocupaban los puestos que antes eran de los egresados del IN.

Entendimos por esto que, si los egresados del IN quieren participar en los cambios de esta sociedad, les va a ser más difícil hacerlo. Cada vez se alejan más de lograr sus objetivos si no se les permite estudiar.

De los más de 20 apoderados a los que se les dio la palabra, sólo 2 o 3 felicitaron a los dirigentes del CAIN presentes que respondían con sonrisas de aprobación. Los demás papás fue una sucesión de exposiciones de historias de vida, de salir adelante a pesar de las circunstancias, de insistir en que una persona capacitada tiene el “poder” de cambiar el mundo a través de sus actos de vida y de aplicar lo que estudió. Varios padres hasta suplicaron a estos alumnos para que depusieran la toma. Que no se requiere reprimir el derecho de otros para lograr sus objetivos. Sin embargo, nada de lo que propusimos les acomoda para devolver el colegio. Ninguna muestra de empatía con lo que no querían escuchar. Podrán dormir de noche sabiendo el daño irreversible que están causando a sus mismos compañeros y a su colegio?

Se le preguntó al Sr. Rector por qué no aplicaba reglamento. En ese sentido, un papá le recordó al Rector el Artículo 65, letra c), punto décimo octavo del manual de convivencia, artículo que debe ser aplicado ya que en la actualidad se está vulnerando. Lamentablemente el Rector no dio ninguna respuesta.

Otro papá nos recordó que los padres somos responsables de los actos de nuestros hijos menores de edad. De eso hablamos, de menores de edad que son capaces de tener en jaque a toda una comunidad: padres, hijos, profesores, personal del colegio, país.

Menores de edad que son capaces de destruir los sueños de superación y crecimiento de muchos de sus compañeros que gracias al IN aspiran a la necesaria movilidad social.

Menores de edad que están obstinados con el poder, que no les importa nadie más que ellos,  y que no luchan usando sus neuronas. Sólo la fuerza y bajo el amparo de adultos que no miden consecuencias.

Los alumnos que dirigen esta toma están lo suficientemente maduros para esto?. No queremos decir que un joven de 17 años no pueda cambiar el mundo, sólo decimos que tomarse el colegio no es la forma de hacerlo. Una mamá los invitó a visitar escuelas rurales y que usen su energía para ayudarlos, que no hay que destruir lo que funciona bien para lograr cambios sociales.

Quizás, cuando los dirigentes del CAIN sean padres podrán entender el daño causado.