Costos por tomas este año son seis veces mayores a 2015

Municipio de Santiago avaluó destrozos en $ 1.300 millones, mientras que en 2014 y el año pasado, este gasto llegó a $ 775 millones. Alcaldesa Tohá aseguró que anualmente se registran estas paralizaciones y que su impacto “es insostenible”.

Por F. Guzmán y M. Bustos

La semana pasada volvió a clases el Instituto Nacional, único liceo de Santiago que continuaba en toma y que permaneció así por casi 60 días. En total, 15 establecimientos estuvieron 22 días hábiles en toma, en promedio, este año. En estos siete meses, el daño a la infraestructura de los recintos educacionales municipales de Santiago, provocado por las movilizaciones, aumentó un 655%, en comparación con 2015. Ese año, las tomas dejaron $ 179 millones en pérdidas por destrozos, mientras que en 2016, el monto asciende a $ 1.354 millones aproximadamente. Sumando los daños de 2014 ($ 595 millones) y 2015, los de esta primera parte del año casi los duplican.

La alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá (PPD), informó de esto a la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, donde remarcó que a partir de 2006 ha habido tomas en los liceos, exceptuando en 2010. “Los colegios de Santiago han acumulado muchos años de funcionamiento irregular por tomas y otras movilizaciones, en gran parte porque son colegios emblemáticos y les toca llevar esta bandera por todo Chile. Pero el impacto que van acumulando sus estudiantes y comunidades es insostenible”, enfatizó Tohá. El liceo que concentra mayores pérdidas es el Internado Nacional Barros Arana (Inba), con perjuicios avaluados en $ 341 millones. Tohá subrayó que los recursos para las reparaciones provienen en “gran parte del presupuesto de Educación. En el fondo se traducen en postergación de otros proyectos. Hay cosas que son irrecuperables, como el daño histórico o patrimonial”.

Pero esto no es lo único irrecuperable, según informó la alcaldesa: también las clases. En lo que va del año, los 42 liceos de la comuna se han movilizado, acumulando 325 días hábiles de clases perdidas.

Diego Arraño, presidente del Centro de Alumnos del Inba y vocero de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces), remarcó que los problemas de infraestructura “vienen desde hace varios años, hay pisos del internado que no tienen duchas y eso no es por las tomas. Parte de los daños que se cuentan son cosas que no se han arreglado de antes”.

Arraño remarcó que la comunidad del establecimiento concluyó que los destrozos ocurrieron “porque hubo poca participación de la comunidad escolar. Muchas de las tomas que se entregaron en buen estado fue así porque había apoderados apoyando y también la comunidad”.

Tohá remarcó que “las tomas se han ido transformando en una rutina, en algo que se hace todos los años a partir de mayo. Y, en la práctica, se han transformado en una amenaza para la educación pública”.

Ante la Comisión explicó que se han percatado de que una toma “no es algo que pueda resolver la intervención policial, porque cuando interviene la policía, y se vuelven a tomar el establecimiento una y otra vez”. En esa línea agregó que se necesita el apoyo de toda la comunidad escolar y que lo ideal es que ésta, “con normas internas, controlen la situación y se llegue a que dejen ingresar a hacer clases”.

El diputado José Manuel Edwards (RN) criticó la estrategia del municipio: “Queda la sensación de que no hay una estrategia clara para enfrentar las tomas, que se va a optar por los desalojos, pero que no sirven, porque después se los vuelven a tomar”.

fuente:http://www.latercera.com/noticia/nacional/2016/08/680-691112-9-costos-por-tomas-este-ano-son-seis-veces-mayores-a-2015.shtml


$102 millones en daños de infraestructura en el Instituto Nacional. ¿Quién responde?, ¿El CAIN?, ¿El Rector?. $102 millones que pudieron ser usados para mejorar infraestructura en vez de reponerla, o haber usado ese dinero para reforzamiento de la PSU o nuevos talleres.

#NoMásTomas