Alerta: Borrador Nuevo Manual de Convivencia o cómo evadir responsabilidades futuras.

La Dirección del colegio parece esforzarse para hacer mal las cosas.

Una muestra de esto es la publicación del borrador del nuevo Manual de Convivencia Escolar que apareció el 25 de agosto en la web del colegio. Puede descargar pdf desde este link.

El documento, muy bien construido, aborda el funcionamiento entre los distintos estamentos del Instituto. Cada uno con sus derechos y deberes.

Lamentablemente después de leer de forma íntegra este borrador, nos llevamos una desagradable sorpresa al descubrir que se redujeron a una simple anotación negativa las sanciones a los alumnos que interrumpan el normal desarrollo de las actividades del colegio, como la eliminación total de sanciones si el alumnado se toma el colegio.

Si bien se indica que “Cometer acciones que constituya delito” se tipifica como “gravísimo” y como sanción corresponde la Expulsión y/o Denuncia a Carabineros, PDI, OPD y/o Tribunales, sólo se aplicaría para los casos de robos, tráfico de drogas, abuso sexual, etc. ¿Y qué pasa con las tomas?. Según los tribunales de justicia, son actos ilegales ya que conllevan la usurpación de un bien mueble donde los alumnos van a ejercer el derecho a la educación. ¿Por qué el manual no habla nada sobre este punto?. ¿Aplicará esta sanción si se toman el colegio?

Al parecer la Dirección del Instituto no ve las noticias o no sabe lo que pasa al interior del colegio.

Han sido las tomas ilegales las que sostenidamente han horadado el prestigio del Instituto al causar la fuga de alumnos al sistema subvencionado o particular, la baja en el ranking de la PSU y la disminución en el número de puntajes nacionales. Como guinda de la torta, esta semana al colegio se le quitó por primera vez la denominación de excelencia causando de paso un menoscabo en las rentas de los profesores y administrativos. Al respecto, el CAIN “pidió” disculpas a los profesores, en realidad debieron “dar” disculpas por el infantilismo de boicotear el SIMCE.

¿Qué pretende el Rector al eliminar sanciones que justamente han llevado al colegio a tocar fondo?. ¿Querrá eliminar los puntos del actual Manual de Convivencia y que hoy lo tienen en las cuerdas por su innegable responsabilidad legal y administrativa?

Como padres y apoderados exigimos que en el borrador del nuevo manual se mantenga como causal de condicionalidad y expulsión lo que hoy aparece en el artículo 65, letra c), punto décimo octavo:

“Interrumpir o impedir de facto el normal desarrollo de las actividades escolares, obstaculizando accesos, impidiendo el ingreso, amedrentando a alumnos y funcionarios o bien ocupando ilícitamente el Establecimiento, interrumpiendo con ello el servicio público y configurando una acción de usurpación de bienes.”

No hacerlo sería una clara muestra que el Rector está podando aquellos artículos que lo podrían complicar a él y a los dirigentes del CAIN en caso que se repitieran acciones ilegales el año que viene (cosa que legalmente no puede ocurrir).

Exigiremos al Sr. Marcelo Olivares Martinez a cargo de la redacción del borrador que corrija esta gravísima omisión, ya que no se condice con La misión del Instituto Nacional que es la de formar personas integrales (competentes) intelectualmente y orientadas a la excelencia académica con habilidades sociales, emocionales valóricas y ecológicas, para no solo integrarse a la sociedad sino para transformarla.

La finalidad educativa del Instituto Nacional es formar buenos ciudadanos. Formar buenos ciudadanos implica educar para la vida, es decir: educar para el saber, para el amor, para el trabajo, educar hombres amantes del derecho y la verdad. Significa asumir a la persona en desarrollo como ser perfectible, dialogante y solidaria.

Como lo plantea el postulado de Camilo Henríquez “El gran fin del Instituto es dar a la patria ciudadanos que la dirijan, la defiendan, la hagan florecer y de le den honor”.

Apoderados, estemos atentos al avance de este borrador el cual debiera aprobarse en Octubre.